Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

La Palma (2005). El mar se dejó seducir por los barrancos 19. San Andrés.



Pensamos que no hay mejor homenaje a la isla que el disfrute de su pescado. No degustarlo es pecado, sin ese. El término pescado fresco no es una entelequia sino una realidad en San Andrés. Nos introducimos en sus calles, descendemos, y alcanzamos la plaza donde nos han aconsejado un restaurante sencillo y de calidad impecable. El abadejo es especial. Lo acompañamos con unas papas arrugás y mojo.

Con la tripa llena y el vino subiéndose de forma vertiginosa, caminamos un poco, damos juego a las rodillas y nos fotografiamos en un improvisado mirador donde las plataneras caen en cascada hasta el extremo del acantilado.


0 comentarios:

Publicar un comentario