Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

La Palma (2005). El mar se dejó seducir por los barrancos 18. Barrancos



La isla es abrupta, agreste, de altas montañas y profundos valles encajados. El avance es por carreteras que siguen la forma de los barrancos. La línea recta lleva al abismo. Puentes y túneles han facilitado el desplazamiento. Las curvas y las cuestas son muy marcadas y constantes.

Barranco: una palabra habitual en el vocabulario de la isla. La geografía es barranco, es escarpe, es verticalidad, es espectacularidad.


Los barrancos se mueven por la isla, la aran, la configuran, la matizan de espacios estrechos, la amasan con dedos que se aferran al terreno y lo marcan como un amante celoso y posesivo. Sin el barranco no sería La Palma.

El barranco muere en el mar para hacerse acantilado y sima. Tributa al agua y al viento. Los une en una entidad singular que da personalidad a las costas.

0 comentarios:

Publicar un comentario