Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

La Palma (2005). El mar se dejó seducir por los barrancos 17. Los Nacientes de Marcos y Cordero VI.



Los nacientes que contemplamos desde la subida son cortos, pero de una gran fuerza que invade de ruido monótono el circo que forma el barranco.

Noto debilidad, la cabeza se me va y paro antes de que la lipotimia me haga perder el conocimiento. Beby y Toni se asustan más que yo, que estoy fuera de juego, no por ser más valiente. Son las ventajas del momento irracional que atravieso. Bendigo los caramelos de Binter y me meto uno detrás de otro para recuperarme. Con almendras no es un plato de gran chef, pero me devuelve la energía que me faltaba por no haber comido.

Me quedo sentado a media subida y trato de aprovechar mi derrota con el disfrute de lo que me ofrece el paisaje. Si no hubiera parado no hubiera captado la mística de ese extremo sublime del barranco, de esa lección de belleza que aporta el lugar. Beby y Toni completan en solitario el ascenso. Siento que un ser superior está presente.


El regreso depara otro espectáculo. El mar de nubes va trepando desde la profundidad del barranco y cubre las paredes tapizadas de pinos hasta formar una bahía nevada. En el horizonte, una banda naranja y rosa marca el atardecer. Es un inmenso campo de nieve.

0 comentarios:

Publicar un comentario