Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

La Palma (2005). El mar se dejó seducir por los barrancos 14. Los Nacientes de Marcos y Cordero III.



Los trece túneles de los Nacientes de Marcos y Cordero, el nombre de los ingenieros que encauzaron la abundante agua de las cumbres para usos agrícolas de la zona cercana, son una de las aventuras accesibles más interesantes de La Palma. Gracias a ellos las plataneras y los bancales que se sucedían hasta el mar son una realidad. Cuando uno toma el canalón de piedra que conduce el agua se sumerge en un cúmulo de sensaciones que permanecen en la piel durante mucho tiempo.

Antes de entrar en el primer túnel nos encontramos con dos jóvenes que terminan la excursión y que nos regalan su linterna amarilla. No nos permiten comprarla. Es su aportación a nuestra felicidad. Sin ella hubiéramos avanzado poco o mal.

Dentro del primer túnel, en el que voy en cabeza, gateo, no me doy cuenta de la escalera y meto el brazo izquierdo en el canal. El reloj se empañará y se parará a las cuatro de la tarde. El túnel es largo y profundamente oscuro. Servirá para aclimatarnos. Al otro lado, la vista es espectacular. Las nubes rasgan la cima y cubren ligeramente la hondonada. No es flor de un momento: el preciosismo natural es una constante.


Esos primeros pasos van acompañados de piedras desprendidas, pinos que muestran sus raíces vencidas por la avalancha.

0 comentarios:

Publicar un comentario