Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Motilla del Azuer 1



La sorpresa del sábado por la mañana es Motilla del Azuer. El Azuer es un río de algo más de 100 kilómetros que traza su cauce, en verano, seco, por varios pueblos de Ciudad Real.
El término mota o motilla se refiere a una elevación del terreno, un pequeño montículo que se alza en la llanura y que es obra del hombre. Habitualmente, eran pequeñas fortalezas que, con el tiempo, colmataban, se derruían, y que los agentes climatológicos cubrían hasta formar esas pequeñas colinas.


Nos situamos en la Edad de Bronce, hacia el 2200 a. C. Esos asentamientos defensivos permitían dominar un área que se explotaba de forma eficaz, intensiva, por un colectivo de algo más de cien individuos. Estaban separados por unos cinco kilómetros o algo menos. Dan cuenta de una organización avanzada. En el área de Daimiel hubo ocho, mientras que en toda La Mancha se contabilizan treinta y dos. Contrastan con los pueblos en altura.

El primero de esos asentamientos se encuentra en la calle Motilla, de Daimiel, que provoca una ligera cuesta. El segundo está en el campo a medio camino del yacimiento arqueológico, distanciado unos doce kilómetros. Los campos son de cereal o de viñas. Quizá hace cuatro mil años hubo pequeños bosques mediterráneos, de encinas. Quizá el panorama no fuera muy diferente al actual.

Las principales fuentes de riqueza eran los cultivos de trigo y cebada, posiblemente alguna legumbre y pequeños rebaños de ovejas y cabras, algún caballo o perro, que también servían de alimento. Los excedentes se intercambiaban mediante trueques. Se ha descubierto algún utensilio de marfil que tuvo que venir del norte de África.


0 comentarios:

Publicar un comentario