Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

La Palma (2005). El mar se dejó seducir por los barrancos 3. De Los Cascajos al Parador.



Con la percepción más afianzada, la visión de Los Cascajos con Santa Cruz al fondo es un bálsamo para la digestión. Los separa el mar, que no toma partido ni por la playa ni por el puerto. Las rocas afloran para tomar oxígeno y sumergirse Dios sabe cuándo. Nos cuesta tomar el coche y nos demoramos con esa perspectiva.
Los santos se han refugiado en los pueblos que trepan hacia la cumbre: San José, San Pedro, San Blas, San Andrés, San…¡Qué enorme deseo de cristianizarlo todo! Los santos no se asocian con una especial característica del terreno, de la zona, con abundancias o ausencias. El lugar es el santo asignado.
Ascendemos hacia el Parador, que ya disfrutamos el año anterior, y hacia Los Pajonales. La referencia sarcástica es un local que se llama Las Brujas. Luego resultará que no es ese su nombre y que se trata de un antro, un bar de señoritas. Sí, un puticlub.
Nuestro hogar es una casa de colores terrosos y matices patrióticos. Dos pisos orientados hacia el mar por un porche y una terraza. El frente lo completan los frutales: manzanos, naranjos, limoneros. Casi a la altura de los ojos el mar y el cielo se unen en una línea difusa. Sobre la mesa del salón nos agasajan con una cesta de fruta y una botella de vino. Magnífica hospitalidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario