Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

La Palma (2005) El mar se dejó seducir por los barrancos 1. El mar y un corazón.



El mar tenía hambre y engulló el continente perdido. Se sació rápido. Y dejó los huesos de sus víctimas en forma de islas.

Una de esas islas tenía forma de corazón. O al mar no le gustaba el sabor del corazón o fue mera casualidad que ese residuo de la pantagruélica catástrofe geológica se quedara en un extremo con su preciosa y romántica forma.


Tanta prisa tenía por abandonar el mar que salió como una lanza con sus picachos enhiestos.


0 comentarios:

Publicar un comentario