Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

La comarca de los Serranos 3. Requena, puerta de la meseta III.



Muy cerca está la Casa-Museo de la Seda, que cierra en el momento de mi llegada. En esa casa se reunía el gremio de la seda, tan potente en todo el Levante español. Felipe V, consciente de esa fuente de riqueza, le otorgó estatuto en 1725. Requena tuvo en sus mejores momentos unos ochocientos telares.
Rodeo la fachada redonda de la capilla de la Comunión, con su cúpula de azulejos azules, observo la iglesia de El Salvador y me planto ante su pórtico gótico isabelino. La figura del parteluz ha desaparecido y las esculturas de los lados han sido decapitadas, pero en las arquivoltas se suceden ángeles y personajes bíblicos. Es espectacular.


El estado de salud del casco antiguo es desigual y quizá se debería intentar homogeneizarlo para dar una buena sensación de conjunto bien conservado. Algunos edificios están rehabilitados y sus fachadas sencillas y armoniosas elevan el espíritu. Desgraciadamente, hay mucha infravivienda que está a punto de colapsar, casas abandonadas, solares que dan pena. Hay carteles que anuncian diversas intervenciones y eso da esperanzas de que se recupere y sea el orgullo de la población.

El vino está muy presente en todo el trazado. Requena puede vanagloriarse de celebrar la fiesta de la vendimia más antigua de España. Cuenta con un museo de la Vendimia y un museo del Vino, en el palacio del Cid, más al sur. Abundan los locales donde degustarlo y comprarlo. Es la principal fuente de riqueza y una de sus señas de identidad.

El palacio del Cid, en la calle Somera, es una imponente mansión del siglo XV. Cuentan que aquí estuvo el lugar donde el insigne guerrero, en 1089, se entrevistó con el rey Alfonso VI para negociar los esponsales de sus hijas con los Infantes de Carrión. También se aposentaron en el lugar algunos de los Treinta Caballeros de la nómina.

Mis pasos me llevan frente a la casa de Santa Teresa. No se tiene constancia de que la santa visitara la ciudad. La casa honra a la misma y a su orden religiosa. No queda nada más que un hermoso escudo.
Más abajo me encuentro con unos niños que juegan animadamente. En una plaza asoma la fachada de san Nicolás, otra de las parroquias principales. Me introduzco por los callejones poblados por gente humilde, salgo a las murallas, contemplo como el sol se desvanece, continúo hasta la cuesta del Ángel y las del Cristo, me dejo llevar por calles curiosas, como la de la Cárcel o los Casares. No hay apenas movimiento. El mal tiempo ha acobardado a la gente. Peor hará al día siguiente.

0 comentarios:

Publicar un comentario