Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

La comarca de los Serranos 11. Chelva y la Ruta del Agua I.


En toda la zona abundan los senderos y las rutas, con lo que me decido a olisquear por una de las más renombradas: la Ruta del Agua. Antes del pueblo tomo un desvío a la derecha que conduce hacia ella y al convento del Campillo. Antes de descender hacia el río aparco y observo Chelva y el valle, una zona de huertas.


El lugar es muy popular. Hay tantos vehículos aparcados que conduzco con cuidado para no atropellar a nadie. No hay dónde ahorcar el coche, por lo que al alcanzar el río sigo el camino paralelo al mismo. Luego, asciende.


El tiempo no acompaña, amenaza lluvia y genera un éxodo de domingueros que han recogido sus pertenencias tras solazarse en la hierba cerca del puente de piedra. Me alejo de ellos subiendo unas cuestas en zigzag.
Desde esa parte, bastante solitaria, la estampa de Chelva es hermosa, con la iglesia como referente y el caserío derramándose cuesta abajo hacia el río. Detrás, queda la montaña hosca y el cielo oscuro. Por esa parte se encuentran dos torres de vigía que controlaban la llegada de enemigos. Regreso y entro al pueblo.

En Chelva se reproduce el patrón de asentamientos del neolítico, la Edad de Bronce, iberos y romanos. Quizá una vuelta por el museo Arqueológico local permita al viajero ampliar sus conocimientos sobre aquellos tiempos. Sin duda, el período andalusí debió de ser de progreso de la agricultura y la ganadería, que aún siguen siendo las principales fuentes de riqueza, con el turismo. El período musulmán concluyó con la conquista temporal por Pedro II de Aragón en 1194, la pérdida de la población en 1214 y la reconquista definitiva en 1238. Jaime I la donó a Pedro Fernández de Azagra, señor de Albarracín. Fue repoblada por cristianos en el siglo XIV. Le fue otorgada carta puebla el 7 de febrero de 1369. La zona ofrecía buenos refugios en las sierras de Javalambre y Utiel, ríos, como el Chelva y el Tuéjar, huertas y bosques. Todo eran atractivos para los conquistadores.


0 comentarios:

Publicar un comentario