Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El Hierro. Clamor volcánico, tranquilidad infinita 16. Terremotos y turismo: no siempre incompatibles



Esta noche he notado dos terremotos: una vibración intensa en la cama. Uno de ellos ha alcanzado 3,8 grados Richter.
Tengo la impresión de que los terremotos más intensos se reservan para la noche, se concentran en ese momento. Al día siguiente, cada uno cuenta sus anécdotas.
El 25 de junio (de 2012) se reactivaban los movimientos sísmicos. Me enteré justo al formalizar el viaje en una conversación con mi amigo Alfred. No sabía nada. Lo confirmé en el telediario.
El 27 de junio, el Plan de Protección Civil ante Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) decidió subir a amarillo el semáforo de prealerta en las zonas de El Julán y La Dehesa. Se habían detectado movimientos de magma a 20 kilómetros de profundidad y una deformación del terreno de hasta 3 centímetros. La calima, que devoraba la isla en una foto remitida por mi cuñada, cubría todo.
En tres días se habían registrado 578 terremotos, treinta de ellos por encima de 3 grados en la escala Richter. Se insistía en que no había riesgo para la población. Con los datos disponibles no se podía afirmar que fuera a haber una nueva erupción de forma inminente.
El 4 de julio hubo un repunte. De los 160 terremotos registrados, uno había alcanzado 4,4 grados. Se preveía una intensificación de la actividad justo la semana de mi viaje. La preocupación de mi entorno se trasladó a mi mente. Se situaban lejos de mi alojamiento y de mi lugar de actividad pero intranquilizaba bastante.
El regreso de los terremotos, más de un centenar de intensidad escasa (inferiores a 3,5 grados Richter), era asumido con calma por la población, acostumbrada a que la tierra vibre. En las crónicas del siglo pasado también aparecían referencias a ellos. El temor a que afectara aun más a su resentida economía era mayor al temor a que se cayera la casa encima o se abriera el suelo y devorara a quien paseaba por la calle.
En esta tesitura dudas de la veracidad de la información que arrojan los medios. Seguro que se dan instrucciones para filtrarla y que la gente no se asuste. No hay que patrocinar las malas noticias hasta más allá de unas buenas ventas o unas cuotas de pantalla.
Los herreños se quejan de la mala gestión informativa de la anterior crisis volcánica. Sólo se exponían ante el público las opiniones negativas, lo que creó un clima de dramatismo que provocó muchas cancelaciones.
Sin embargo, no todo fue malo ya que por unos meses el mundo supo que El Hierro existía, que tenía grandes atractivos y que era un destino a considerar, tanto para los amantes de los volcanes y la geología como de los viajeros tradicionales. La publicidad fue gratuita, la promoción indirecta dejó un buen poso.
Al final, los terremotos han creado optimismo. También darán lugar a la creación de un Centro Vulcanológico en la isla.

Nota: los hechos se refieren a junio de 2012.

0 comentarios:

Publicar un comentario