Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El Hierro. Clamor volcánico, tranquilidad infinita 4. Costa de charcas y poblaciones tradicionales.


La costa nordeste es escarpada pero siempre deja hueco para una playa, una piscina natural, un puerto regalado por la orografía, una concesión a los sufridos habitantes de la isla.
Algo más al sur del aeropuerto divisé las casas que forman La Caleta, un pequeño centro turístico. Sus primeros habitantes, los bimbaches, dejaron su huella en forma de inscripciones, petroglifos que no han podido ser descifrados.
Al norte del aeropuerto, cuyas pistas exigen exactitud a los pilotos en las maniobras para no caer al mar, Tamaduste es otra alternativa al baño. "Es una pequeña ría de tranquilas aguas cristalinas abiertas al mar", reza uno de los folletos. Su puerto natural está abrigado de los vientos y permite un disfrute placentero. En su piscina natural se concentran los herreños los fines de semana.

En el plano de mi anterior viaje, hace casi dos décadas, encuentro una nota, "pista muy mala", referida a Charco Manso, otra piscina natural para apaciguar los calores. Como ya fui víctima de esos caminos hace años, me conformo con divisarlo desde lejos.
Dicen que el pueblo que goza de mejor clima es Echedo. Lo arropan las viñas y una inclinación sensata. Desde él se inicia la bajada a Charco Manso y Pozo de las Calcosas, que ha mantenido unas casas que dan idea de otras anteriores y antiguas, un pequeño poblado que reivindica el pasado indígena. Por supuesto, dotado de piscina natural, de charco, como gustan llamarlas.
La carretera a media altura en la montaña une Mocanal, Erese y Gaurazoca. El primero es zona de artesanos y tiene un toque serrano. Alfonso me cuenta que la tradición artesana de la isla corre peligro por la ausencia de renovación entre ese grupo de personas que se dedicaban a ella. Muchos son gente mayor que no ha creado escuela y que cuando mueran, Dios quiera que dentro de muchos años, se llevarán sus secretos a la tumba.
Sin embargo, los jóvenes ven en la artesanía una salida a la crisis. Espero que Alfonso monte su taller y reanime la tradición, lo que resultará en una mayor riqueza de la isla.
Guarazoca es agrícola y ganadera. Debe su nombre a "una princesa bimbache que traicionó a su pueblo por amor". Qué hermosa historia. Si penetras por su entramado descubrirás alguno de los lagares para pisar la uva.

Durante siglos, y hasta hace algunas décadas, la población se concentraba en el interior, en la meseta de Nisdafe. Eran poblaciones de montaña, de casas cuadradas, blancas o de colores suaves y ribetes de piedra vista en las esquinas para dar contraste, pequeñas ermitas que cristianizaban cultos lunares prehispánicos y campesinos que se movían con parsimonia.
El movimiento hacia la costa constituía “la mudada”, la trashumancia humana que se ajustaba a los ciclos agrícolas y ganaderos. Dos veces al año se empaquetaba y se montaba una procesión civil de mulas y baúles que cambiaban de residencia. Los pueblos de la costa carecían de consistencia.
Observo fotos antiguas de burgueses emperifollados que asumen ese incómodo traslado en color sepia.
Esa tradición de cambio ha desaparecido.

0 comentarios:

Publicar un comentario