Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Sicilia: Sueños de una isla invadida 52. La nobleza III


Pero ese mundo que cabalgaba por el siglo XVIII, el de las Luces, el de la Ilustración, el que pondrá las bases para el cambio futuro, ya va atisbando la revolución que la llevará a desaparecer o a transformarse. El cambio tardará en llegar aunque “en el futuro el mundo pertenecerá a los especuladores, a los ladrones, a los acaparadores, a los enredadores y a los asesinos”. Quizá con ello se refería a la Mafia. La nobleza perderá su lugar preeminente, lo que consideran un desastre irreparable, “porque con los nobles se perderá una cosa incalculable: ese sentido espontáneo de lo absoluto, esa gloriosa imposibilidad de acumular o ahorrar, ese exponerse con osadía divina a la nada que a todos nos devora sin dejar rastros”. Sólo quedaron sus vestigios, los restos de aquel esplendor, aunque el esplendor se traducía en cenas de treinta platos y otras extravagancias. Otros tomarían su relevo, sin duda.
Era, quizás, que todo cambie para que todo siga igual. Los poderosos continúan en lo más alto y continúan dominando a los de abajo. Y de vez en cuando hay algún movimiento en los de en medio para derrocar a los de arriba, sin intención de que cambie el orden político, social o económico si no para que sean otros los que se aprovechen de esos mecanismos de dominación.

Los nobles fueron lo suficientemente hábiles para reconvertirse en diputados, concejales o alcaldes, en las nuevas instancias democráticas. Los de abajo consideraban que eran los que estaban verdaderamente bien preparados para gobernar, para seguir dirigiendo al pueblo. Si lo trasladáramos a nuestros días apreciaríamos que los que detentan el poder lo siguen haciendo, si bien bajo otro título. Si permiten el ascenso de los mejores es para asimilarlos, para integrarlos y hacerles partícipes del sistema pero sin intención alguna de que cambie algo, salvo lo cosmético o de fachada. Esto funciona así. Nuevamente los personajes de De Roberto lo manifiestan:
Por otra parte, se daba cuenta de que las acusaciones de aristócrata tampoco le perjudicaban demasiado ante la gran mayoría de un pueblo que, durante siglos, había sido educado en el respeto y la admiración por los señores, como si estuviera orgulloso de sus fastos y su poder…
…Consalvo sonreía indulgentemente. ¡Como si, aún admitiendo la posibilidad de que de un plumazo se pudieran abolir todas las diferencias sociales, no volvieran a crearse otra vez al día siguiente, por ser los hombres de diferentes naturalezas, por lo que en cualquier época y bajo cualquier régimen el astuto acabaría engañando al simple, y el audaz se anticiparía al tímido, y el fuerte sojuzgaría al débil! A pesar de ello se plegaba, y del espíritu de los nuevos tiempos lo admitía todo, de palabra.
El libro termina con un largo discurso ante el pueblo por parte de Consalvo en el final de su campaña como diputado, una conversación con su hermana Teresa, ya nombrado, y un monólogo ante su tía Ferdinanda. Se ha completado la transición para que todo siga igual, porque el pueblo necesita ese tipo de personajes, "como si estuviera orgulloso de sus fastos y su poder", esos mitos a los que aspirar, esas imágenes que nunca podrán disfrutar si no es por vía de ellos.
La ambición por el poder y el camaleonismo político, no han perdido su actualidad. Cambian las formas, cambian las procedencias. La alienación del pueblo, para que no incordie y no intervenga, continúa.

0 comentarios:

Publicar un comentario