Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Uvas sagradas de un río de oro 14. Orense V. De pinchos.


Dicen que la uva blanca de Godello no contó con muchos amigos entre los cultivadores por ser delicada. De origen desconocido, es fuertemente aromática y durante mucho tiempo aportó sus perfumes a otros caldos.
No me impulsan fines científicos sino el deseo de cumplir una tradición sin la cual no podría decir que he estado en Orense: ir de pinchos. Y para acompañarlos empiezo con una copa de este vino blanco que tiene su origen en las viñas que trepan por las orillas del Sil. Introduzco la nariz en la copa, casi como un experto, y dejo que el aroma me invada.
La mejor zona para este rito nocturno, casi iniciático, es la parte antigua, en torno a la catedral, la calle Lepanto, paralelas y perpendiculares. No hay pérdida porque la marea humana es evidente.

Goza de tanta popularidad que es patrimonio de todas las edades y motivo para unir a diversas generaciones. También para unir a los de casa con los foráneos, como es mi caso. Me siento algo desplazado pero el ribeiro o el albariño, que son los vinos que más conozco, me sueltan la lengua y merman mi timidez.
Las tabernas tradicionales compiten sanamente con las más vanguardistas y sofisticadas. La tónica general la marcan las bandejas de pinchos que salen de la cocina dejando un rastro de aromas de buen género y mejor preparación. Precios populares.
Es complicado sentarse. Lo bueno es que baja mejor la comida y la bebida e impide entrar en barrena. En La Rural, mayoritariamente de gente joven, me tratan estupendamente.
La denominación de origen Ribeira Sacra pudo patrocinar este espacio.

0 comentarios:

Publicar un comentario