Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Sicilia: Sueños de una isla invadida 5. Palermo V. Ayuntamiento y fuente Pretoria.



La fuente era la plaza: ocupaba casi todo el perímetro trazado por los dos conventos y el ayuntamiento. La fontana dominaba todo el espacio de piazza Pretoria.

Los religiosos la habían apodado como “la fuente de la vergüenza”. No les faltaba razón ya que la profusión de cuerpos desnudos, aunque fueran de mármol y mitológicos, se compatibilizaba mal con el elemento sagrado.


Si subes al palacio de las Águilas o palacio Senatorio, que es donde se encuentra el ayuntamiento, tendrás una estupenda vista de la fuente. Lo curioso es que la fuente no fue diseñada originalmente para la plaza sino para el palacio de Pedro de Toledo en Florencia. Su hijo la ofreció al concejo a la muerte de su padre. Y allí encontró reposo.


La fuente se estructuraba en varios círculos concéntricos con personajes mitológicos, animales de diversas procedencias y aspecto salvaje, grifos, tritones y sirenas, representaciones masculinas que se alternaban con las femeninas. El conjunto era armónico y mostraba la riqueza, la sensualidad de un periodo dominado por los españoles.
No accedimos al ayuntamiento, que sí recuerdo visitar en la anterior ocasión. El patio, la sala de plenos y la representación del Genio de Palermo eran algunos de mis recuerdos.




0 comentarios:

Publicar un comentario