Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Uvas sagradas de un río de oro 4.



Con el coche atravieso la calle del Agua e inicio la jornada viajera. No tardo en parar ante un viñedo desnudo que se extiende hasta el infinito que permiten las montañas. Las viñas que introdujeron aquellos benedictinos franceses a los que tanto hay que agradecer y que tantas veces acudirán a nuestra presencia.


Soy devorado por la niebla. ¡Qué miedo y qué placer! La combinación con altas montañas y profundos barrancos me subyuga. Reduzco la velocidad más por otear el abismo restringido por las nubes bajas o la imposible cubierta de piedra de los paredones enhiestos que se dejan atravesar por túneles que comunican con viaductos.
Estas son tierras auríferas. No están lejos Las Médulas, que tuve el placer de conocer hace unos años, que explotaron los romanos, que dejaron como legado sus excelentes comunicaciones. Aún perdura su presencia en la niebla, los espíritus de los legionarios que continúan a la búsqueda del preciado metal.

Al cruzar a Galicia cambia el escenario, se suavizan las montañas, levanta la niebla por poco tiempo, se acopla el Sil al costado y, andandito, alcanzo el Barco de Valdehorras, que conozco por un pleito que vine aquí a defender. Toda la zona es maderera, de compactos bosques de castaños que plantaron los romanos para las minas y de carballos o robles que eran los pobladores originarios. Poco eucalipto, menos mal.
Se suceden pueblecitos sencillos de una arquitectura rural sugerente. Como hay varias travesías, da para contemplarlo todo. Sobresalen las iglesias, los tejados de pizarra son constantes, las vigas de madera, los balconcillos, los ventanales que alimentan de luz cuando ésta escasea en invierno.

Los meandros encajados son el reflejo de la lucha del río por abrirse paso hacia el mar o hacia otro río que lo apadrine. Va con corriente. Quién pudiera dejar las obligaciones y aprovechar el ambiente bucólico.

0 comentarios:

Publicar un comentario