Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Uvas sagradas de un río de oro 3. Villafranca del Bierzo III.


En 1186, el obispo de Astorga obtuvo una bula papal para construir una iglesia a las afueras del pueblo. Esa Iglesia es la de Santiago. Queda también en una breve altura y los huecos de las campanas de su espadaña parecen los ojos de un rostro apostado a la vera del camino. Al lado, una hospedería en obras.

Quien no podía continuar camino hacia Santiago por impedírselo la enfermedad podía ganar el jubileo ante la Puerta del Perdón. El último día de 2010 cerró sus puertas hasta el 31 de diciembre de 2020. En aquel año, sólo 48 de las más de 44.000 personas que visitaron el templo ganaron la indulgencia plenaria. A la enfermedad o al accidente grave durante la peregrinación se exige haber cubierto 150 kilómetros a pie y, tras atravesar la puerta, escuchar misa, confesarse, comulgar y rezar por las intenciones del Papa.


No me postro ante la puerta norte y me quedo admirando sus archivoltas de un románico especial. Preside en lo alto Cristo en majestad, al que acompañan seis parejas de personajes, algunos apóstoles. Los capiteles están bien tallados con motivos vegetales y zoomorfos a la derecha y las escenas, a la izquierda, de "Herodes visitado por los magos, la ciudad de Belén en forma de arquillos superpuestos, la crucifixión, los tres magos a caballo, el sueño de los Reyes recibiendo el aviso del ángel y la Epifanía". Copio los datos de la web www.depuertaapuerta.org.


Rodeo hacia el ábside, observo sus ventanas, me entretengo con las curiosas decoraciones.
Desciendo por una calle empinada hasta la base de San Francisco y la plaza Mayor, más animada que anoche, cuando sólo estaba ocupada por las sillas de una terraza. Por supuesto, está el ayuntamiento, unos agradables soportales y un vistoso edificio color crema, de 1920, que supongo será el teatro, aunque las persianas por fuera digan lo contrario.

La siguiente etapa es el poderoso convento de San Nicolás el Real, que fue colegio jesuita y Diputación Provincial, cuando fue capital de una provincia que se internaba en Galicia. Otra prueba más de su pasado esplendor. La reorganización territorial de 1833 de Javier de Burgos la apartó de estos honores. La fachada principal del edificio barroco la preside San Ignacio de Loyola. Me temo que su interior, con un claustro de influencia gallega y el Cristo de la Esperanza, patrono de la villa, pasan a engrosar los deberes para otra ocasión. Por cierto, la fachada no es simétrica y le falta una torre, pero impresiona. Es de anchos hombros.

Me quedan los jardines de la Alameda, románticos, del siglo XIX, según leo, bien trazados y cuidados, geométricos, con la fuente "la Chata", del monasterio de Carracedo en el centro, que fue víctima de la amortización de Mendizábal. Hacia el río, la colegiata. Ahora observo con detenimiento su ábside, la linterna de la cúpula, sus trazas góticas. Otro interior pendiente: bóvedas, capillas, retablos, el coro.


0 comentarios:

Publicar un comentario