Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Ceuta: cuatro mundos por descubrir 1 (2004)



Murad nació en Siria. No sé hace cuánto tiempo. Su pelo, muy corto, abunda en canas. Estudió medicina en Granada y partió a conocer el mundo. Se especializó en odontología, vivió en Milán, Nueva York y Sao Paulo. Su vida fue un tránsito. Encontró Ceuta por casualidad. Un amigo de Casablanca le invitó a visitarle. De camino, recabó en la ciudad. Le atrajo la mezcla de culturas, la comodidad de ir a pie a todas partes, la ausencia de contaminación, el ritmo pausado. Para una persona como él, que destila serenidad, la tranquilidad es un patrimonio necesario. La conserva en un lugar pacífico.

Espero a que termine de caer un aguacero escandaloso. Observo cómo nadie corre, a pesar de que se empapan los que no se protegen bajo un paraguas. Los zapatos quedan salpicados. Estoy en la entrada del Museo de Ceuta, donde he estudiado algo del pasado de esta ciudad en que he permanecido cuatro días y de la que me iré en algo más de una hora. He hecho tiempo desde que terminé de comer. Murad aparece con un paraguas inmenso que abarca casi tanto como el espacio entre la tapia y los árboles. El toque de inmensidad vertical lo da su cuerpo, redondo, sólido, estable. Pregunta si puede acompañarme. Me ofrece cobijo. Le indico que voy al Parador, mi hogar de fugaz visitante. Bajamos por el Paseo del Revellín, la parte baja del eje central y comercial de Ceuta. Manifiesta algunos aspectos de su vida que era lógico que no me comentara en la tutoría. La cobertura del paraguas nos hermana y nos hace propensos a la confesión. Me deja en los soportales de Alcalde López Prados, garantizando que no me mojaré. El no iba en esa dirección. No importa. La vida aquí permite desviarse. Ese es su atractivo y lo que a Murad le enganchó. Eso fue lo que cortó su peregrinaje sin destino. 

Murad es el representante de uno de los cuatro mundos que tenía que descubrir. Creo haberlos encontrado. Y haberlos sometido a mi pensamiento bajo el paraguas de cosmopolitismo que los integra en esta ciudad. Sin embargo, no fue el suyo el primero que descubrí desde el martes pasado.


0 comentarios:

Publicar un comentario