Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Uzbekistán 9. La felicidad del viaje. Rumbo a Samarcanda.


“Viajar nos hace felices”, rezaba el título de un artículo de Lorena Pérez Martínez publicado en la revista de la Mutualidad de la Abogacía de junio de 2018. “Comprar “experiencias” como viajar nos proporciona mayor felicidad que adquirir bienes materiales”, afirmaba. Nos hace sentir bien, recalcaba. Y no le faltaba razón.
Entre los bienes materiales y las experiencias, se decantaba por éstas, como concluía Thomas Gilovich, un estudioso de la Universidad de Cornell. “La anticipación de las experiencias que vamos a vivir durante el viaje nos genera una sensación de felicidad mayor que la anticipación propia de comprar objetos”. En mi caso, el deleite empezaba con la preparación del viaje, la anticipación, vivirlo y luego recordarlo y complementarlo al escribir un relato con esas experiencias y los datos y lecturas que suceden al regreso. Como varias veces me han dicho, los viajes me salen muy baratos ya que los disfruto durante mucho tiempo. Si dividiera el coste por el número de horas en que está entretenida mi mente, el coste horario sería ridículo.
Adiós al estrés. El viaje fortalecerá mi corazón y activará mi cerebro: por eso, activo mi gen viajero.

Tenía curiosidad por conocer el campo uzbeko y experimentar esa felicidad que me otorgaba la experiencia de viajar por esa autopista de mercancías, ideas, personas y tendencias que durante siglos había sido la Ruta de la Seda. Me gustaba más la denominación en plural, como en el libro de Peter Frankopan, The Silk Roads, al que haré referencia en otras ocasiones, porque realmente se desdoblaba en varios caminos que cruzaban Asia central. Evidentemente, esa ruta había cambiado ostensiblemente y por donde circulaba nuestro autocar era una carretera de asfalto de dos carriles, una autopista de peaje. Nuestro destino era Samarcanda.
Realmente la experiencia queda confusa en mi mente. Estábamos cansados, Valejon puso un documental en blanco y negro con imágenes antiguas de Samarcanda y los barrios que se situaban a las afueras de la capital no eran precisamente encantadores. Tomé pocas notas, media docena de fotos y a punto estuve de eclipsarme en un sueño ligero, cuando recordé un rubai de Omar Jayyam:
Me quedé dormido y un sabio me dijo:
la rosa del gozo no florece en quien está dormido.
¿Qué haces, tan semejante a la muerte?
Bajo tierra hay que dormir, bebe vino.

Con esa contundencia no pude por menos que dedicarme a mis pensamientos y entretenerme con el paisaje que cruzaba por el amplio ventanal por donde penetraban los rayos del sol con una virulencia extrema.

Transitamos por una extensa planicie de intensas tonalidades verdes causadas por los distintos cultivos, principalmente algodón. El Syr Darya había permitido ese milagro, en conjunción con una tierra fértil. La extensión de los regadíos, que se iniciaron en época de los persas aqueménidas, y más recientemente por los soberanos del siglo XVIII, había consolidado una agricultura que había permitido la subsistencia de ciudades milenarias. En la zona había importantes reservas de agua, como el pantano Chardara o los lagos Amasal, Tuzkan y Aydarkul. El Syr Darya era un río ancho y plácido cuando lo cruzamos poco tiempo después de salir de Tashkent. El Orexartes o Yaxartes grecorromano nacía por la confluencia del río Naryn, procedente de las montañas Tien Shan, atravesando el valle de Fergana, y del río Kara Darya. Los persas le dieron su actual nombre, que significaba el “Gran nacarado”, por el color de sus aguas. Era uno de los cuatro ríos del paraíso, el Sayhour. Algunos kilómetros después se desviaba hacia el norte y se internaba definitivamente en Kazajistán. El río me recordaba a las lecciones de geografía de mi infancia.

Marchamos casi en paralelo con la línea de ferrocarril y la frontera. Si los mapas no mentían, después de la ciudad de Syrdaria atravesamos una esquinita de Kazajistán y volvimos a Uzbekistán en la ciudad de Gagarin, nombre de uno de los más ilustres cosmonautas soviéticos, muy querido en estos países de Asia central.
Estábamos en territorio de la antigua Sogdia, lugar de buenos comerciantes en la antigüedad. A ellos se debía no sólo el movimiento de mercancías. También fueron difusores de varias de las religiones que se disputaron a los fieles de la zona, como el budismo o el cristianismo nestoriano. Al sur se encontraba la antigua Bactria, entre el norte de Afganistán y el sur de Uzbekistán.

El camino nos convenció de la extensión del regadío. Continuamente cruzábamos brazos del río o canales, balsas y acequias. Desde el desvío de Termiz, hacia el sur, predominaba el maíz. Y al borde de la carretera se sucedían los puestos de melones y sandías, una constante en todo el país. También se aprovechaban de las obras de ingeniería hidráulica las vacas y las ovejas, aunque la ganadería me pareció que era un complemento a la agricultura.

Todo lo que necesitábamos estaba al borde de la carretera. Se apreciaba un buen nivel económico. Desde luego, no había miseria, los pueblos estaban bien pintados y los lugares estaban cuidados. Quizá en todo ello habían influido las reformas liberalizadoras del nuevo presidente, Shavkat Mirziyoyev, según leí en la web de la embajada de Uzbekistán en Madrid. En un comunicado de prensa hacían hincapié en atraer inversiones extranjeras. Aproximadamente el 60 % de la población aún vivía del campo. En 2017 visitaron el país algo más de dos millones de turistas, de los cuales cinco mil fueron españoles, con una previsión para el 2018 de diez mil visitantes de nuestro país. El problema era que las infraestructuras hoteleras eran insuficientes y había que construir nuevas instalaciones. Había también un fuerte déficit de formación profesional. Habían solicitado ayuda al Banco Mundial para desarrollar la industria gasística y petrolera. En la actualidad, su producción la vendían a Rusia para que ésta la incorporara a su red de oleoductos y gasoductos con los que alimentaban las necesidades de Europa.
En la negociación de un nuevo marco de cooperación con la Unión Europea, ésta había advertido de que tenía que progresar en la defensa de los derechos humanos. Los avances habían sido importantes, con la erradicación del trabajo infantil, la amnistía de presos de conciencia, o la reducción del trabajo forzoso, que afectaba esencialmente a la recogida del algodón, del que Uzbekistán era el tercer productor mundial. En definitiva, les quedaban importantes retos en lo socioeconómico.

La única parada en nuestro viaje a Samarcanda la causó una empresa española: Talgo. Como informaban en su web corporativa, “desde 2011 el servicio Afrosiyab enlaza Tashkent con Samarcanda, utilizando varias unidades del Talgo 250 diseñadas para circular por ancho de vía ruso: se trata de los primeros trenes de alta velocidad de Asia central”. Sin duda, “la forma más segura y cómoda de viajar”. Los 345 kilómetros que separaban ambas ciudades podían realizarse en dos horas, mientras que anteriormente tardaban tres horas y media. Nosotros tardamos casi cinco horas y media. El tren continuaba hacia el sur, a Qarshi, y al oeste, hacia Bujara.
El paso a nivel no tenía desperdicio: era bastante primitivo. Había una valla móvil, la barrera y unas planchas ascendían del suelo para evitar incursiones no deseadas. Desde una torre controlaba todo el guarda vías. Se formó una larga fila de vehículos que vomitaban a sus ocupantes para estirar las piernas y hacer sus necesidades más perentorias en el campo. El espectáculo del paso del Talgo dudó un instante. Los once coches pasaron como una exhalación. Era maravilloso contemplar tecnología puntera española en Asia central.

Regresaron los campos, alguna breve montaña que limitaba el horizonte, canales y ríos, algunos tan anchos que nos impresionaron. Empezaba a ocultarse el sol. Llegamos a Samarcanda de noche.


0 comentarios:

Publicar un comentario