Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la via Francigena 39 (2014). Florencia. Joyas escondidas.

 


Florencia es propicia a las joyas escondidas. Desgraciadamente, en algunos casos, ignoradas.

Cada vez que nos internamos hacia el centro rodeamos las tapias del convento de Santa Apolonia, un muro hermético que puede no decir nada. Los objetivos de la jornada o la ansiedad por refugiarse en el hotel nos hacen ignorarlo. No figura entre los grandes e imprescindibles tesoros y con la abundancia de estos uno puede pasar a segundo plano.

Si te tomas la molestia de buscar la puerta, nada llamativa, encuentras una pequeña placa que informa de los horarios, sólo para entusiastas. Lo único que puede que te llame algo más la atención es la conversión en auditorio de una parte del recinto religioso.

Esa curiosidad extrema te mostrará la Última Cena de Andrea del Castagno, uno de los principales exponentes de la primera generación del Quatrocento florentino. Entre otros grandes primeros espadas puede quedar eclipsado. Si tienes paciencia obtendrás el regalo de ese motivo clásico para los cenacolos (refectorios). También una crucifixión y la serie de hombres y mujeres ilustres.

0 comentarios:

Publicar un comentario