Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Por el corazón de la via Francigena 31 (2014). Siena. Santa Maria della Scala y la Iglesia de la Anunciación.

 


El laberinto de salas nos va introduciendo cada vez más en sus entrañas, hasta los sótanos y los almacenes. Y no nos decepciona.

Nos acompaña una sensación de desolación. Las primeras salas son de maravillosas pinceladas en muros deteriorados. Casi han perdido la batalla con el tiempo. Se eleva la moral con la luz de la iglesia de la Anunciación, amplia, generosa de decoración, lujosa en donde se vivía en pobreza.

El hospital adquirió varias reliquias traídas de Constantinopla, que se guardaron en la Sacristía Vieja. La más famosa, la uña sagrada, inspiró una serie de frescos en estos muros. Las reliquias otorgaban prestigio y animaban las donaciones.



Su enfermera más afamada fue Santa Catalina, bautizada muy cerca, que a unos cientos de metros tuvo su casa, la que se convirtió en doctora de la Iglesia, la que mantuvo correspondencia con todos los poderosos de la época, que le pidieron consejo. En el subsuelo, su oratorio, íntimo, acogedor, lugar de recogimiento.

El Arqueológico, la suma de varias colecciones privadas trasladadas a los sótanos, bien organizadas e inclinadas, marca nuestro punto de retorno.

No sabremos cuántos secretos más se escondían en ese dédalo de galerías.

0 comentarios:

Publicar un comentario