Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Dos peregrinos en tiempo de pandemia 16 (Camino Inglés). Un puente construido por el diablo...con permiso del amor


 

Cuenta una leyenda que el formidable puente de piedra de sesenta y ocho arcos –de los que aún se conservan quince- y que cruza el último tramo del río Eume antes de rendir tributo en el mar, fue obra del demonio. Y, sin duda, sólo podía ser obra de una fuerza sobrehumana. También, del amor.

Los edificantes enamorados fueron la hija del señor de Andrade, Mirla, y un joven de los alrededores, al que suponemos de baja extracción social, lo que haría imposible su unión, rechazada por quien dominaba aquellos territorios y tendría más altos designios para su retoño. Como el amor obliga a las más arriesgadas hazañas, que puedan poner en peligro la propia vida, el joven tomó por costumbre cruzar a nado la ría para unirse, aunque fuera por breve tiempo, a su noble y, suponemos, sin par doncella. Pero, un día de tormenta, las aguas se enfurecieron y causaron la desgracia: el joven enamorado se ahogó. La dama quedó destrozada y el demonio, que no había sido ajeno a los clandestinos amoríos, prometió a la joven construir un puente en una sola noche. Eso sí, a cambio de su alma. No debió dudar mucho Mirla, embriagada en amor y dolor. Pero, como ocurre en muchos otros pactos con el diablo, el amanecer se adelantó y jugó una mala pasada al demonio, al que sólo le faltaba un arco para completar su magna e infernal obra. Por ese hueco se lanzó la chiquilla para acercarse a su amado y unirse con él para la eternidad. Además, conservó el alma.



Contemplamos con otros ojos aquel puente desde lo alto de la torre. Nos recordó la leyenda a otras semejantes que tratarían de explicar la naturaleza ajena a lo humano de otras obras de ingeniería increíbles para su tiempo, como el acueducto de Segovia. El diablo siempre pecaba de pardillo y era engañado por cualquier ardid, para regocijo de los hombres. Así no había que cumplir la promesa y entregar el alma que, como dijo un insigne escritor español, sólo es de Dios.

Frente a las leyendas, los datos históricos son más aburridos y fríos. Y esos datos apuntan a los buenos oficios de Fernán Pérez de Andrade, apodado “O Boo”, el bueno, quien lo dotó de torres, una capilla e incluso un hospital donde eran atendidos los peregrinos que precisaban cuidados médicos. Un puente era un buen negocio que generaba peajes. Corría la segunda mitad del siglo XIV. En el siglo XIX fue remodelado varias veces hasta adquirir la configuración actual. Sin duda, una gran obra digna de los mayores esfuerzos.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario