Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

La Palma (2005). El mar se dejó seducir por los barrancos 25. La Caldera de Taburiente.



El pino canario es el rey de la isla. De sus troncos gruesos y altos salen brazos extendidos, separados del cuerpo. A sus pies, la pinaza, forma una alfombra natural.

Crecen en inestable equilibrio, exhiben desvergonzadamente sus raíces, se muestran en formación impenetrable incesantemente.


Es el espectáculo que se percibe desde el coche al ascender por el Valle del Riachuelo. Desde La Cumbrecita parece que alguien implora a los cielos con los brazos abiertos y cubiertos de un manto verde.

En la caseta nos instruyen, nos dan un plano de la Caldera y nos animan para recorrer el parque. Lo iniciamos con una bajada que puede ser engañosa, ya que supone el primer esfuerzo para las piernas, que hay que dejar caer con mesura.

Vamos a rodear una parte del cráter del volcán y lo haremos a media altura, con la vigilancia próxima de los Roques de la Cumbrecita y la lejana de los paredones de la Caldera. La parte alta es roca viva.

0 comentarios:

Publicar un comentario