Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

El Hierro. Clamor volcánico, tranquilidad infinita 22. Deleitarse con productos de la tierra.


Fotografía de la denominación de origen de El Hierro.

Los menús del parador me han presentado al atún en diversas variedades. La primera, como tartar con aguacate sobre una tostada crujiente, embelesadora combinación que hace las veces de primer plato.
El atún forma equipo con otros ahumados, salmón y anchoas, en una alternativa para compartir. Luego es bueno tener una jarra de agua para paliar la sed.
En escabeche, y ligeramente encebollado, con papas arrugás y sobre un charquito de aceite de oliva, es la tercera modalidad.
Sólo me falta a  la plancha. Seguiré buscándolo. Quizá en La Restinga, el puerto a donde llegan las capturas.
Con queso, pan y vino se anda el camino, dice el refrán. Y en El Hierro, como en las otras islas, el queso es excelente. La oferta es amplia y exquisita. Por eso pido una variedad de los mismos.
El tierno y ligeramente ahumado penetra con suavidad en la boca y hace las delicias del paladar. Otro más curado y en triángulos sabrosos es el tránsito adecuado para otro curado que explota.
El vino, de la tierra, aturde con su fuerza.
Y el pan, variado, que me ofrece Antonio, completa un menú sencillo pero pleno.

0 comentarios:

Publicar un comentario