Designed by VeeThemes.com | Rediseñando x Gestquest

Sicilia: Sueños de una isla invadida 29. Messina. Un paseo



La fuente de la plaza representaba a Orión, a quien se le atribuía la fundación mítica de la ciudad. Su artífice fue Giovanni Angelo Montorsoli, el mismo de la fuente de Neptuno que estaba en el puerto. Acompañaban al fundador las representaciones alegóricas de los ríos Tíber, Ebro, Nilo y Camaro, el río local. Se erigió con motivo de la llegada del agua a la ciudad por medio de un acueducto.


Nos trasladamos hasta la iglesia de los Catalanes, que debía su nombre a haber acogido en su tiempo a una cofradía de mercaderes de esta región española. Lo más vistoso era su ábside árabe-normando con unos elegantes arquillos que recordaban a los de Monreale. El interior, que pisaba por primera vez, era sencillo y resaltaban los arcos en color rojo y blanco, alternativamente, como en la mezquita de Córdoba.


Dimos un paseo, admiramos los elegantes caserones y desembocamos en el puerto para contemplar las dos orillas. La distancia era tan pequeña, unas dos millas, que en el libro de Houël su compañero y amigo Andrea Gallo le comentó que era posible escuchar a los gallos de Calabria cuando el viento venía del mar. El trajín de barcos era continuo.
En la Piazza de L’Unita d’ Italia destacaba la fuente de Neptuno, la otra joya de Montorsoli. La divinidad acuática aplacaba las aguas enfurecidas del estrecho exhibiendo su tridente sobre una carroza tirada por cuatro caballos. Le acompañaban dos ninfas, una monstruosa y de rostro atormentado, otra serena y enamorante. El bien y el mal, las buenas o malas corrientes.

Esta vez nos marchamos con la impresión de que habíamos dedicado a Mesina un tiempo adecuado.

0 comentarios:

Publicar un comentario